→ BetArt 2021 | MSAP en Mallorca | La crónica

El pasado mes de noviembre, nos trasladamos temporalmente a Mallorca para participar como comisarias de la edición de este año del festival BetArt, que organizan la Fundació Calvià 2004 y el Departamento de Cultura del Ajuntament de Calvià.

A lo largo de diez días y casi literalmente contra viento y marea, Dafne Tree, Manolo Mesa, Sabek, Joan Cabrer y la pareja formada por César Goce y Pedro Kouba llevaron a cabo sus intervenciones no sólo en Calvià Vila, sino también en la localidad de Es Capdellà.

Como equipo curatorial, planteamos desde el inicio de nuestro trabajo, allá por el verano, un proyecto que funcionase en su conjunto, con cinco grandes intervenciones que -a pesar de estar alejadas físicamente- dialogasen por un lado entre sí y por otro, cada una de ellas, con el contexto general de Calvià vila y Es Capdellà, donde se ubican. Las cinco obras resultantes son todas creaciones pictóricas, pero con estéticas y planteamientos muy diversos, que van desde la figuración casi academicista de Mesa hasta la abstracción tecnólogica de Cabrer, desde la búsqueda arqueológica de Dafne Tree hasta el acercamiento de Sabek al entorno natural desde una posición cercana al graffiti. 

Dafne Tree | Crithmum

El mural de Dafne Tree se desarrolla a partir de diversas referencias arquitectónicas que forman parte del patrimonio arqueológico del municipio de Calviá, como el yacimiento romano de Sa Mesquida en Santa Ponça, las construcciones prehistóricas conocidas como talayots o las más recientes estructuras militares abandonadas. Esta relectura aleatoria de elementos significativos, contrapuestos con respecto a nuestra memoria colectiva, nos produce una cierta incomodidad visual frente al significado e importancia a las ruinas actuales que conviven con las del pasado.

Su proceso creativo pone el foco sobre lugares que a priori no son relevantes pero sin embargo están cargados de un gran valor simbólico, como es el caso de la calle recoleta donde se ubica su mural en Calvià vila. Como una suerte de rompecabezas sobre la ruina -actual y antigua-, su intervención propone ensalzar la memoria de un lugar y repensar así nuestra identidad, a pesar de la aparente incomodidad visual que puede transmitir lo supuestamente viejo e inservible -la ruina-, en una sociedad en la que prima por encima de todo la juventud y la novedad.

A través de su obra y de la labor previa de investigación, Dafne Tree consigue dotar a estos espacios de dignidad, estableciendo una relación entre el pasado, presente y futuro.

Manolo Mesa | Les collidores d’olives

El mural realizado por Manolo Mesa parte de un trabajo previo, en primer lugar de investigación teórica a través de publicaciones relacionadas con la artesanía local y en concreto con la cerámica. Posteriormente, el artista lleva a cabo un estudio de campo en el que visita talleres de alfarería mallorquina, en concreto los de Pòrtol y Felanitx, donde conoce in situ las maneras de trabajar, las herramientas, las técnicas y las piezas que se realizan.

Esta toma de contacto y profundización en la realidad ceramista de la isla le permite a Mesa conocer historias personales y recrear realidades a través de objetos cotidianos y tradicionales. El objetivo es acercarnos a las vidas normales y corrientes del lugar, contando esas historias pertenecientes al ámbito de lo doméstico en el espacio público.

Por otro lado, con este proceso de creación el artista logra desdibujar los límites entre disciplinas artísticas, entre pintura y cerámica, poniendo a ambas al mismo nivel y vinculándolas incluso con lo antropológico.

Cesar Goce y Pedro Kouba | Retorno

El trabajo de estos dos jóvenes artistas se centra en la representación, de forma figurativa, de personas y cómo estás se relacionan con el entorno natural. Con ello, pretenden reflexionar y hacernos reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza, para que tratemos de ser más conscientes de que es ésta la que da sentido a nuestra existencia.

Además, la composición está salpicada de apuntes y referencias al entorno digital, recordándonos la sociedad digitalizada en la que vivimos, que de alguna manera nos distancia de nuestros orígenes con su hiperconectividad, su ritmo frenético y su impostada realidad.

El mural creado en Es Capdellà parte de un trabajo fotográfico previo, realizado por Goce y Kouba con personas y localizaciones próximas a ellos, con el que experimentan hasta conseguir un registro que luego es trasladado a la pared para transmitir ideas y conceptos.

Sabek

El proyecto planteado por Sabek tuvo en cuenta en su concepción el contexto donde se iba a realizar su obra, una isla, un espacio donde el reino animal, especialmente el marino, forma parte inherente de su entorno.

El mero, un animal que se encuentra en las aguas mallorquinas, destaca por su gran tamaño y ha sido muy valorado a lo largo de la historia por sus múltiples cualidades. Con su trabajo, el artista pretende plantear y visibilizar a través del reino animal y la naturaleza las problemáticas comunes a cualquier persona pero desde la energía creadora y buscando un impacto positivo. 

La armonía, la belleza y la conciencia de cambio global están presentes en todas sus obras, incluida la aquí representada; con este mero mallorquín, Sabek visibiliza la importancia del animal marino en nuestras costas así como de preservar su reino dentro de los límites establecidos.

Joan Cabrer

El trabajo artístico de Joan Cabrer es una investigación pictórica constante en base a conceptos y estéticas digitales. Apuesta por analizar y diseccionar la imagen digital, estudiar de qué se compone y cómo se configura, para posteriormente trasladarla al plano de lo analógico y de lo manual a través de la pintura, poniendo en cuestión la tecnológica como un ente infalible. 

La creación mural realizada en Calvià vila por el mallorquín genera desconcierto, ya que rompe con el contexto urbano y natural donde se encuentra, permitiendo que lo digital traspase los límites de la pantalla y nos interpele desde el mundo real. Cabrer aborda además temas como la perfección en las estéticas digitales, haciendo hincapié en el glitch, en el error tecnológico, haciéndonos reflexionar sobre la pérdida, en cierta forma, de lo artesanal y humano y lo que esto puede significar en el devenir de nuestra sociedad si todo queda en manos de las máquinas.

Desde Madrid Street Art Project queremos dar las gracias a la Fundació Calvià 2004 y al Departamento de Cultura del Ajuntament de Calvià por su confianza en MSAP.



Los comentarios están cerrados.